REFLEXIONES DE UN RECIÉN EGRESADO

 

UNMSM_muraldebienvenida

Después de cinco años en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (la más antigua de América, fundada en 1551) hoy me toca decir ADIÓS. Esta separación parcial se debe a que hoy dejo la condición de estudiante y me uno a la fila de los miles de egresados de la casa Sanmarquina.

En los cinco años en la UNMSM he vivido directamente la problemática de la educación pública universitaria: bajo nivel de la enseñanza, falta apoyo a la investigación, manejo inadecuado de la institución y autoridades incapaces. A pesar de ello he tratado de cumplir con uno de los objetivos de la universidad, la investigación.

Al escribir esta pequeña reflexión me sobreviene dos estados emocionales, felicidad y tristeza. Triste porque dejaré un espacio al cual asistí religiosamente durante 5 años. Convirtiéndose, prácticamente, en mi segundo hogar (de las 16 o 18 horas en las que generalmente estoy despierto 8 o 9 horas la pasaba en la universidad. Ya sea por clases, lectura de libros en la biblioteca, reuniones, etc.). Feliz por dos cosas: por haber conocido a los mejores amigos (Michael, Luis, Silvia e Isaías), aquellos con los cuales uno ha desarrollado una amistad sincera y fuerte; y lo segundo es que me llevo experiencias de todo tipo. Los que tenemos la suerte y privilegio de ser exalumnos de la Decana de América entenderán a que me refiero con esto último.

Ahora que soy oficialmente un exalumno, estoy implícitamente comprometido a honrar el nombre de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ambiente que albergo a lo mejor de la intelectualidad del Perú. Por ello considero necesario que los alumnos y ex alumnos breguemos para que la universidad recupere el sitial que nunca debió perder (a través de la investigación, el ejercicio ético de nuestras profesiones y la creación de espacios de desarrollo sostenible). Sé que esto último no solo es cuestión de ánimos y deseos sino de también implica que una mayor inversión de dinero. Respecto a esto último considero que los egresados podemos colaborar – como hace todo exalumno de una universidad estadounidense o europea – a través de la donación de una cantidad de dinero (no importa la cantidad). Por el número de egresados sanmarquinos en el Perú y el extranjero se puede conseguir una cantidad significativa, para la creación de fondos de investigación y becas para chicos de escasos recursos.

Finalmente, debo señalar que estaré profundamente agradecido con mi institución por haberme enseñado, indirectamente, dos cosas que considero fundamentales: la importancia de investigación y la tolerancia. La primera porque aprendí que todo científico (ya sea físico, matemático, biólogo, químico, social, etc.) debe apuntar siempre a la resolución de problemas (mejorar la vida de las personas y que el mundo se más vivible). Mientras que el haber ingresado a San Marco me ha permitido conocer a diferentes personas, de distintas regiones, credos, pensamientos e ideologías; sin lugar a dudas estas cosas lograron consolidar mi tolerancia hacia lo que generalmente uno lo ve como “diferente”. Más allá de la relación amor-odio que buena parte los sanmarquinos llegamos a desarrollar para con la universidad, yo personalmente me siento agradecido.

Solo espero que la UNMSM y las universidades públicas mejoren. Tengo la esperanza que la Nueva Ley Universitaria, promulgada este año, mejore la situación y para ello colaboraré desde donde me toque estar (ya sea como político, académico o profesional).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s